Noticias

Consejos para un buen viaje este 18 de Septiembre

Viaje antes del 18 septiembre 2015

Pruebas como la del lápiz Bic pueden marcar la diferencia entre un viaje tranquilo o lleno de panas este 18

Con simples precauciones es posible evitar un mal rato durante el viaje para aprovechar el 18 de Septiembre y, de pasada, ahorrase unas lucas. La idea es que el auto permita llegar al lugar escogido para celebrar las fiestas patrias y no quedarse botado o tener que gastar en llamar a un mecánico.

«Lo primero es revisar los niveles de líquidos del motor», cuenta el jefe técnico de MACH Valparaíso, Esteban Cabanillas. El especialista en marcas como Subaru y Volkswagen agrega que el aceite sirve para lubricar los elementos mecánicos del motor y el líquido refrigerante o agua para mantenerlo a temperatura constante.

Los sistemas de refrigeración no funcionan cuando falta líquido refrigerante o agua para mantenerlo a temperatura constante.

Los sistemas de refrigeración no funcionan cuando falta líquido refrigerante. Esto se puede deber a una rotura del radiador, del sello de la bomba de agua o alguna manguera rota. Lo aconsejable en estos casos es no partir y arreglar el problema llevándolo al mecánico, porque de lo contrario el motor se puede sobrecalentar y hasta fundir. Antes de eso, lo que se puede hacer es colocar el líquido faltante para llegar al lugar donde resolverán el problema.

El líquido refrigerante -que viene en botellas de 4 litros y cuesta alrededor de $5.000-, se compra en las bombas de bencina o en casas de repuestos. «Cuando falta un poquito se puede reemplazar por agua destilada. Se mide abriendo la tapa del radiador. Debe estar llena a tope y a la mitad la botella del líquido refrigerante que va al lado del radiador», explica el mecánico Víctor Stingo.

El aceite es otro punto importante y la idea es saber de qué tipo usa el motor. Los dos grandes grupos son los minerales -los más económicos- y los sintéticos -los más caros-. No se deben mezclar porque pierden sus características, es decir, la viscosidad.

«El nivel se chequea a través de una varilla, pero el secreto es revisarlo en las mañanas, con el motor frío. Si se hace con el motor caliente, el aceite esta repartido por todo el motor, por lo que el nivel detectado será más bajo que el real. Al hacer un viaje la varilla debe indicar que esta a full», afirma Stingo.

Otro liquido a chequear es el de frenos. Debe estar entre el máximo y el mínimo, de lo contrario pueden operar mal y provocar un accidente.

Si se tiene una batería no sellada -el tipo más común-, se debe revisar el agua destilada, la que tiene que estar justo arriba de las placas, para que no afecte la carga.

En cuanto a los neumáticos, Cabanillas advierte que deben tener una profundidad mínima de 3 milímetros en los surcos. Hay un tip que puede servir para medirlos: se debe introducir una tapa de lápiz Bic en la ranura del neumático. La parte que queda afuera de la tapa, esa que justo se ve cuando se coloca el lápiz en el bolsillo de la camisa cuya forma es como una lanceta, debe introducirse en el surco el neumático hasta que toque fondo.

«Tiene que entrar al menos 3 milímetros en forma pareja. Cuando no es así se puede deber a varios factores: falta de alineamiento del tren delantero, amortiguadores malos o a falta de balanceo de ruedas. Estas cosas las tiene que ver un especialista», advierte Stingo. Un alineamiento cuesta entre 8 y 15 mil pesos y un balanceo alrededor de 3 mil pesos por cada rueda.

Víctor García, académico de la carrera de mecánica de IP CHILE, aconseja no olvidar leer con atención el manual de propietario del vehículo, «que usualmente nadie lee». Ahí se pueden verificar detalles importantes como la forma en que se cambia la rueda, que no es igual en todos los autos; saber dónde se guarda la gata y cómo ubicarla en el vehículo para poder levantarlo.

Fuente: Revista en movimiento