Noticias

Suzuki Air Triser y Mighty Deck: Que su tamaño no engañe

Suzuki Air Triser Mighty Deck

El monovolumen alberga un innovador sistema de organización de asientos para su tamaño. El segundo prototipo traslada al siglo XXI el concepto del Mighty Boy.

Suzuki da cada vez más pistas de que este año se siente nostálgica. Primero llamó Baleno a su nuevo utilitario del segmento B, después aplicó una estrategia similar con el Ignis, su futuro crossover del segmento A, y, en paralelo a ese modelo, ha creado para el Salón de Tokio de este mes un prototipo que revive uno de sus vehículos más carismáticos de los años ochenta, el Mighty Boy.

Antes de que el Cappuccino acaparara la popularidad en los noventa, el kei más original de Suzuki de la década anterior era este diminuto pick-up. Su vida comercial duró cinco años de 1983 a 1988, pero el modelo aún tiene una gran legión de admiradores en Japón y en Australia. La marca lo quiere homenajear con el prototipo Mighty Deck y proponer una posible versión para el siglo XXI.

Su diseño respeta la estructura del Mighty Boy -excepto por el pilar B retrasado para dejar hueco a una ventanilla lateral adicional-, pero la evoluciona siguiendo las tendencias vigentes sobre vehículos conceptuales. Mientras que el modelo de los ochenta estaba orientado al trabajo, el Mighty Deck, explica Suzuki, cuenta con una naturaleza más versátil, capaz de combinar el ocio y el negocio sin que se note apenas la transición.

De ahí que se añadan detalles como el techo de lona corredizo y una caja trasera cubierta de madera con mecanismos para cambiar la posición del suelo dependiendo de cómo se quiera emplear. También dispone de un cristal protector en la parte trasera del habitáculo que se puede bajar y utilizar como tercera puerta plegando uno de los asientos. Del interior destaca la disposición minimalista de los mandos en pantallas digitales y el sistema de proyección de datos sobre el salpicadero.

Suzuki no ha confirmado si el segundo prototipo, denominado Air Triser, pertenece a la categoría kei. El fabricante nipón lo describe como un monovolumen compacto con dos filas de asientos y una banqueta detrás de la segunda. La modulabilidad de esta fila es precisamente la cualidad más reseñable del modelo.

Gracias a los raíles sobre los que están montadas las cuatro plazas individuales, los ocupantes pueden organizarlas basándose en tres estructuras. Una consiste en enfrentar la primera y la segunda, otra en plegar los respaldos para formar una cama entre la segunda y la banqueta y una tercera en construir un sofá con forma de U colocando la segunda en posición perpendicular a la primera y a la banqueta.

La semejanza con una sala de estar se consolida con el reproductor multimedia integrado en uno de los pilares centrales del vehículo. Admite dispositivos portátiles y móviles inteligentes de los que lee la biblioteca de archivos de música y vídeo y los refleja en la pantalla situada junto al techo.

Fuente: caranddriverthef1.com